Puertas lacadas en Cuéllar

Lacados

Normalmente, se laca sobre DM porque es más económico y menos sensible a la humedad que la madera. El proceso de lacado, consiste en aplicar una imprimación sobre la puerta, lijar y continuar con la aplicación de las manos de laca. Una vez seca se cubre con distintas capas de terminación acrílica trasparente, que se puede pulir para mediante la aplicación de ceras, conseguir los diferentes acabados.

La belleza de la laca estriba en que la superficie quede uniforme y satinada. Un buen lacador aplicará las capas necesarias (pasarse es también peligroso) para reducir en la medida de lo posible las desventajas de la laca, que son que es fácil de rayar, resiste poco los golpes, y tiene mayor obsolescencia que otros materiales. Si les da el sol pueden tender a cambiar ligeramente de color pues tiene también mayor fotodegradación que el laminado.

Siempre puede volver a lacar las puertas, pero debe tener en cuenta que  para garantizar tienen exactamente el mismo color, laca todas de nuevo. El tacto de una cocina de mueble lacado es inigualable.

Puede elegir entre numerosos colores, acabados y tipos de puertas lacadas, desde brillos, mates, texturados, decapados o envejecidos con gamas de diseños de puertas modernas o clásicas.

En López y Matute S.L. visto el auge que este material está teniendo en el mercado actual, hemos preparado una selección de frentes que cubren todos los posibles requerimientos de nuestros clientes.

Visite nuestras instalaciones en: 
Cuéllar